martes, 9 de febrero de 2010

Humanidad

A menudo me sorprendo pensando en que la insignificancia del ser humano viene acompañado de una grandeza de la que muchos no se percatan. En esos momentos todo lo que hay a mi alrededor me sorprende. Soy incapaz de visualizar mi entorno como algo normal. Unas gafas, una mesa, un armario, un pintauñas, un bolígrafo, un peluche, un libro.

Parece normal. Pero no lo es. Para nada.

9 comentarios:

mesavaider dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mesavaider dijo...

Hola Nullien, me llamó la atención el título de tu Blog y tu lema " yo, a mi manera,nunca fracaso...". Y nada,gracias a tí por poner pinceladas en el Universo

El Diván dijo...

"Detalles"

matonguita dijo...

maravillada he quedado!
maravillada...

María dijo...

A mí también me pasa...

Serge Darkness dijo...

La humanidad es sorprendete por el hecho de que en un sentido abstracto, se crea, se destruye y se transforma, dejando un rastro aterrador en el camino que intenta encontrar donde no hay nada, pero que de alguna u otra forma logra seguirlo. Pero sobre todo, tiene su lado bueno cuando encontramos algo sorprendente en cosas que para los demas son insignificantes, siempre y cuando lo consideres fuera de lo comun, por que lo nomral depende del cristal con que se mire, o mejor dicho, con el que se quiere mirar.

Rayitos de sol dijo...

Me encanto tu blog y sobre todo lo que dice en esta lectura; simple y compleja. Y la música también buenisima!

Rayitos de sol dijo...

saludos!

Lo subjetivo de la felicidad dijo...

me ha encantdo esta entrada ya que algunas veces lo que es cotidiano para nosotros para algunas personas no lo es y por triste que paresca gracias a esto no sabemos valorar las cosas mearavillosas que tenemos! saludos