domingo, 8 de marzo de 2009

Inspiración

Es un hecho demostrable, y que se ha observado fácilmente en este blog a lo largo de este último mes: cuando alcanzo cúspides de bienestar, cuando estoy contenta con todos los aspectos de mi vida, me cuesta mucho más escribir. Y lo que escribo, no me convence.


Al menos al principio. Con el tiempo, todo vuelve a la normalidad.


Pero como no se puede tener todo en esta vida, aunque intento forzarla un poco, toca esperar un poquito a que mi inspiración vuelva.


Por suerte, puedo esperarla con una sonrisa en los labios =)

7 comentarios:

Manuel D. "LLO" dijo...

¿Entonces, no tener textos tuyos es una buena noticia?

Qué ironía :P

S. Dedalus dijo...

Qué curioso, y qué envidia. A mí me pasa justo lo contrario. No sé escribir si no estoy bien. O sí, sí sé escribir, pero no tengo ganas y luego no me convence. Vamos, lo opuesto.

Pero me alegro.

Ann dijo...

Nada es tan categórico en esta vida...

A mí me pasa igual.

luciernago dijo...

A mí me pasa lo mismo, Nulli...
Y en verdad es un problema xD

arwen dijo...

A mi también me pasa... por eso tengo el mío mazo abandonado tambien :3

Yuliettte dijo...

Totalmente de acuerdo. Yo creo que cuando estamos mal sentimos la necesidad de desahogarnos, y aunque a veces tengamos gente con la que hablar, en los textos podemos expresar todo lo que sentimos, claro que luego unos y otros interpretan lo que les apetece... Y cuando estamos bien... pues yo creo que estamos de alguna forma demasiado "acelerados" para pararnos a pensar y que nos salga algo coherente. Siempre se nos va la cabeza a otro sitio :P

Besos!

Strait dijo...

Eres la diosa del universo :D