lunes, 5 de mayo de 2008

Don't forget who you really are (Parte 1)


[Qué mejor que empezar con una auto-descripción... Irá en dos partes, porque es bastante larga]

Lo admito. Soy una neurótica, paranoica y friki. Considero muy importante recibir cariño, y me pongo extremadamente derrotista cuando me siento sola. Aún así suelo ser alegre y optimista, y suelo estar de buen humor. También lo admito: soy un poco rencorosa (antes lo era más), y quizá egoísta en una escala algo mayor de lo que me gustaría. Me rompo la cabeza con tonterías. Me creo mis propios puzzles mentales, y me obsesiono por hacer encajar cada pieza, aunque no las tenga todas, o aunque algunas sobren. Y me lo paso de vicio haciéndolo. Rallo a la gente con mis teorías absurdas, en espera de que alguien se las crea. Con esperanza de creérmelas yo si las pongo por escrito. Mis esquemas mentales son de todo menos esquemáticos. Me gusta hablar de mí misma, y cojo confianza con la gente muy pronto.


Adoro besar, y ser besada. Podría estar besando todo el día. Adoro abrazar, y ser abrazada. A veces los recuerdos dolorosos permanecen demasiado tiempo en mi cabeza, y a veces desaparecen de ella tras suceder. Soy bastante vaga. Hace años era una buena estudiante, pero me fui deteriorando con el tiempo, y me cuesta ponerme las pilas. Aún así, adoro mi carrera. Necesito escribir siempre, pero por desgracia soy consciente de que mis textos no son especialmente buenos. A pesar de ser bastante acomodada, soy a la vez nerviosa: mis manos siempre tienen que tener algo que hacer. Mi pelo es imposible de peinar, se enreda sobre sí mismo sin apenas quererlo. Suelo asociar canciones a determinados momentos o a determinadas personas. Me cuesta mucho desasociarlas después en mi mente. El resultado: artistas vetados en mi lista de reproducción de música. Me obsesiona un personaje de videojuego, hasta límites insospechados.


A veces me siento furiosa o triste sin ningún motivo, pero también funciona a la inversa, y soy capaz de sonreír espontáneamente sintiéndome muy bien después sin haber una razón concreta. No me suelo enfadar. Es muy raro verme a mí cabreada. Pero no es imposible, heredé el carácter de mi familia... y es de armas tomar. Hablo muy bajito, y recién levantada apenas vocalizo (oh, tengo muy buen despertar, por cierto). Soy muy desordenada y caótica, pero dentro de mi desorden, yo me entiendo. Estoy verdaderamente enganchada a internet. No fumo. Me gusta ir de cañas, y empiezo a aborrecer los cubatas. No se me da bien la fotografía, pero me encanta sacar fotos y fotos y fotos de la gente que quiero. Quisiera tener recuerdos gráficos de todos los momentos importantes de mi vida. Acostumbro a rallarme pensando qué acontecimiento fue el que desembocó en los siguientes...


[...]
[Continuará :)]

[Me gusta poder elegir, no me gusta tenerme que callar]

6 comentarios:

Beatriz Rodríguez Cougil dijo...

Muchas gracias por pasarte y por los ánimos ^^ Yo también te pongo en mis links.
Me encanta cómo te describes, sobre todo porque entras en detalles en los que normalmente no se entra, es original.

Nucky dijo...

Y dijo Nullien un día aleatorio del año 2003...
"Soy egocéntrica, pero no tanto..."
En fin... ¬¬ Sin más que decir!!
xDDDD

Nullien dijo...

Pero no he dicho en ningún momento que no fuera egocéntrica en absoluto :P Además, también destaco bastantes defectos... :P XDDD

[Fue en 2005!]

Nucky dijo...

O.o ¡¡Jus... que mal se me da calcular años!!xDD

Jal dijo...

... Y no olvidemos lo de ocurrente, divertida y original.

Ah, y diosa!

Venga ya, Nully, como no has puesto lo de diosa!

Mecagoen.. Si ya somos pocos en el panteón, y encima ni lo dices :)

(NOTA: añadir "pelota" a mi definición)

Nullien dijo...

Lo de diosa se sobreentiende :P

Que ya somos más de 100 eijistas! XDDDDDDDDDDDDDD

"Pelota" no, "sincero"! :D XDDD