miércoles, 14 de mayo de 2008

La grandeza del universo


[... ¿Alguna vez te has planteado lo insignificante que es tu existencia en este planeta? Yo lo he hecho. Es algo que nunca olvidaré.
(...)
Toda la familia fuimos a ver un partido de béisbol... al estadio...
(...)
Miraras donde miraras, estaba lleno de gente.
(...)
... significaba que toda esa gente eran sólo unas dos milésimas partes. Me sentí más pequeña aún. No era sólo que era una minúscula parte en el mar de gente de ese estadio... es que ese mar de gente... era sólo una gota en el océano. Yo pensaba por aquel entonces... que era una persona especial.
(...)
... vi que las cosas que había a mi alrededor... habían empezado a perder su color.
(...)
Si... había tanta gente en el mundo... seguro que había alguien viviendo una vida interesante fuera de lo normal. Estaba segura de eso. ¿Por qué no era yo esa persona? Eso era en lo único que pensaba...
(...)
No va a pasar nada divertido si te quedas esperando a que pase. Así que en secundaria decidí cambiar de actitud. Quería demostrarle al mundo que no estaba dispuesta a esperar que las cosas simplemente vinieran a mí. ...]
[Suzumiya Haruhi no Yuutsu =)]


[...]


¿Os creíais que la cita venía a cuento de nada? Pues no!

Retomemos la pregunta inicial: ¿Alguna vez te has planteado lo insignificante que es tu existencia en este planeta?

¿Y quién no? A fin de cuentas, sólo somos una pequeñísima parte del mundo. Y este, a su vez, es una pequeñísima parte del universo. Teniendo esto en cuenta, suena egocéntrico pensar que tus actos afectan a... cualquier cosa. No somos nadie. Nadie es nadie, a escala universal.
Resulta curioso... Vives, piensas, sufres, amas, haces daño, te hacen daño... Y total... ¿Para qué?


Es frustrante buscar tu lugar en el mundo. La única solución posible es crearte un mundo particular. Rodearte de tu propio sistema. Porque, aunque nadie es nadie, todo gira alrededor de todos. Lo que afecta a uno, afecta de modo exponencial a los demás.
Si consideras esa pequeña porción de mundo como tu verdadero mundo, es cuando puedes empezar a sentirte "alguien".

Como Haruhi, yo siempre creí que era especial, que de alguna forma estaba destinada a "algo".
A diferencia de Haruhi, el descubrir la insignificancia intrínseca a todas las personas no me hizo cambiar el rumbo. Sólo me hizo abrir más los ojos...

Creo que todos estamos destinados a ese "algo", sea lo que sea. A pesar de no ser nadie, todos somos especiales y únicos.
Y eso es lo que realmente hay que tener en cuenta.

Que le den al Universo. El mío está en la Tierra.

3 comentarios:

luciernago dijo...

¡Nulli... hermaniñaaa...! ^^
Qué bonito verte por aquí... el otro blog me mareaba con su colorido lisérgico, este es más mono... :P
Besiños, y me encanta verte aquí, así te leo más... :P
¡¡Bicos!!

Nucky dijo...

Sep, que le den al Universo!! Qué ha hecho el Universo por mi?? (Aparte de crear el planeta, eso se lo agradezco claro...) xDDD

Arianrhod dijo...

Universo?¿ Yo no lo necesito, conmigo mismo me basto y me sobro xD Además mi minimundo del que puedo echar a gente es genial!